Inicio Protagonistas Bertrand Russell, educador revolucionario

Bertrand Russell, educador revolucionario

Apoyó la tecnología para reforzar la filosofía

Bertrand Russell, Trelleck, Reino Unido, 1872 -1970, fue uno de los filósofos y matemáticos más importantes del siglo XX.  Uno de los fundadores de la Filosofía Analítica, y ganador de  un Premio Nobel de Literatura en 1950 por su amplia gama de escritos.

La obra de Russell se caracteriza por el sarcasmo y la ironía, porque no tenía pelos en la lengua. Sus trabajos iban desde cuestionar principios matemáticos hasta analizar el matrimonio, los derechos de las mujeres y la existencia de Dios.

Fue un activista social: prestó su nombre a numerosas causas, y a lo largo de su vida, mostró su apoyo hacia el feminismo, la lucha contra el racismo y la igualdad de derechos. Apoyó el sufragio femenino en Inglaterra y derribó todo argumento en contra del matrimonio interracial.

Fue un pacifista: durante la Primera Guerra Mundial, llegó a estar seis meses preso por involucrarse en reclamos por la paz. Y cuando las dictaduras fascistas golpearon Europa, volvió a alzar la voz, diciendo que “un mundo donde el fascismo es la ideología reinante es un mundo en donde no vale la pena vivir”. Además, fue un activista político a la hora de evitar las armas nucleares en la Guerra Fría, algo que lo llevó de vuelta a la cárcel, a los 90 años.

Educador revolucionario del conocimiento: Dedicó muchos años de su vida a la enseñanza, siendo profesor en la Universidad de Pekín, y en la Universidad de Nueva York. También dirigió el Beacon Hill School, escuela privada y muy progresista donde se aplicaban innovadores métodos de enseñanza para niños.

 Como científico, formó parte importante de la llamada “rebelión contra el idealismo” en Gran Bretaña, que sentó nuevas bases para a filosofía. En vez de rechazar la ciencia y la lógica, como hacían muchos, Russell las vio como la principal herramienta del filósofo.

Además, con sus escritos Principia Matemática, contribuyó al desarrollo de la lógica, la teoría de conjuntos, la inteligencia artificial y la computación, siendo de gran influencia aún en la actualidad.

Pocos años antes de morir, Russell dejó atrás el siguiente fragmento dentro de su obra Reflexiones de mi Octegésimo Cumpleaños, que resume bien lo que significó su vida:

“He vivido en busca de una visión, tanto personal como social. Personal: cuidar lo que es noble, lo que es bello, lo que es amable; permitir momentos de intuición para entregar sabiduría en los tiempos más mundanos. Social: ver en la imaginación la sociedad que debe ser creada, donde los individuos crecen libremente, y donde el odio y la codicia y la envidia mueren porque no hay nada que los sustente. Estas cosas, y el mundo, con todos sus horrores, me han dado fortaleza”.

Haz clic sobre la imagen y mira el vídeo: 

Sin Comentarios

Escribe un comentario

Tu correo electrónico no se publicará