Inicio Educación Cine en las aulas

Cine en las aulas

El potencial pedagógico del séptimo arte

Al hablar de cine en las aulas es fácil caer en un tópico; entenderlo como un instrumento. Sin embargo el potencial pedagógico del séptimo arte adquiere dimensiones increíbles cuando se trata como un fin en sí mismo.Hablemos claro. Todos recordamos aquella película que el profesor proyectó un día para ilustrar su clase magistral.

¿Pero qué ocurre cuando el cine deja de ser un medio para conseguir un fin y se estudia como un proceso creativo en sí mismo?

Hablamos con Nuria Aidelman, co-directora del proyecto Cine en Curso, una iniciativa con más de diez años de experiencia que introduce el cine en las aulas de forma estructural. 

Cuando el cine es una asignatura

El cine como expresión artística conlleva intrínseco una profundidad capaz de abarcar la realidad desde diferentes dimensiones sociales. Como proceso creativo y de aprendizaje potencia cualidades en los jóvenes que podemos considerar necesarias para su desarrollo en sociedad y su llegada al mundo de los adultos.

Pero no todo el cine es idóneo. Como sostiene Núria Aidelman: "es un error pensar que el cine va a transformar de forma milagrosa la educación sin tener en cuenta el tipo de cine del que hablamos y cómo lo hacemos. Es decisivo saber qué  cine consideramos prioritario a la hora de introducirlo en las aulas. Nosotros apostamos por el cine como arte y creación, el cine de autor".

¿Qué cualidades potencia el cine en los alumnos?
  • Genera vínculos muy fuertes con el entorno. El hecho de poder realizar prácticas cinematográficas sensibiliza la mirada y la interacción de los jóvenes con su alrededor.
  • Estimula la atención y la concentración. “El cine ofrece muchas oportunidades y otorga muchos espacios a los jóvenes que les permiten redescubrir lo que tienen y redescubrirse a sí mismos", Núria Aidelman.
  • Otorga herramientas de autonomía a los jóvenes que les convierte en protagonistas y responsables a la hora de tomar decisiones y organizarse.
  • Saca el aula a la calle y rompe con la estructura vertical de la clase magistral.
  • Potencia el elemento integrador. Existen tantas funciones diferentes dentro de la experiencia cinematográfica (imagen, sonido, guión, organización, etc) que los jóvenes siempre encuentran un lugar donde verse capacitados.
  • Acerca el conocimiento y el aprendizajede herramientas técnicas. Aprendes a entenderlas como utensilios que necesitas para un objetivo.
  • Valorar el tiempo como un elemento necesario en los procesos creativos.

Cuando hablamos de cine en las aulas “el objetivo no es que sea divertido, es que sea rico y transformador, y que hayas aprendido y crecido en el proceso. No hay que perder esta visión, la de que va a ser pedagógicamente rico," Núria Aidelman.

 

 

 

 

 

 

 

Para más información:

 Núria Aidelman: Profesora de la Universidad Pompeu Fabra, codirige la asociación cultural A Bao A Qu, dedicada al desarrollo de proyectos que vinculan educación, creación y cultura.

Alain Bergala. La hipótesis del cine (2007)

Sin Comentarios

Escribe un comentario

Tu correo electrónico no se publicará