Inicio Salud Consecuencias del exceso de conexión a dispositivos

Consecuencias del exceso de conexión a dispositivos

Entender y controlar a los niños conectados permanentemente

Los adolescentes viven conectados de  día y noche a su teléfono móvil sin ser conscientes de lo  que ello conlleva. Pasan prácticamente cada minuto de su tiempo, que no invierten en dormir o en estar en clase, usando su teléfono móvil o conectados a cualquier otro dispositivo con conexión a internet o medio de ocio relacionado con tecnología. Este hecho se ha incrementado los últimos 10 años, existe estudios que demuestran  podrían pasar una media de más de 7 horas conectados y no solo a un dispositivo, ya que las diferentes tecnologías son cada vez más utilizadas al mismo tiempo.  

El teléfono móvil es el dispositivo más utilizado. Su uso está totalmente descontrolado llegando a crear malos hábitos que ni los propios padres pueden controlar, ya que la expansión de las redes sociales ha creado una total dependencia en esta generación. La falta de límites y los malos ejemplos son dos de los errores más cometidos por las familias que pueden influir negativamente en los hijos y en su aprendizaje. 
El punto que se ha visto más perjudicado con este hecho ha sido la concentración para hacer cualquier actividad. La lectura y el estudio son las principales victimas. La instantaneidad de los mensajes y la corta extensión de los mismos podrían ser dos de las causas principales que explican porqué un joven no es capaz de mantener la atención en un texto que supere las 100 palabras.

La lectura no es el pasatiempo favorito de esta generación, lo sienten como una obligación parecida a estudiar, como una forma de comunicación poco interactiva y anticuada. No obstante, cada generación ha de tenido que sociabilizar un nuevo medio de comunicación: nuestros abuelos lo hicieron con la radio, nuestros padres con la televisión y a nosotros nos ha tocado entender y desarrollarnos con la internet y las hiperconectividad de nuestros hijos. Comunicarse es una ciencia antropológica dentro del desarrollo de la humanidad. Y ahora toca entender que la comunicación nace, crece y se desarrolla en internet, en ecosistemas cambiantes y multimedia mucho más complejos que las redes sociales.  De hecho el grupo de edad que más número de usuarios nuevos está aportando al uso de las tecnologías es el que va de  los 55 a 64 años. 


Existen estudios que indican que  la falta de lectura y la baja concentración a la hora de estudiar conlleva repercusiones graves relacionadas con el uso de las tecnologías:

Mala ortografía, falta de cultura general, baja capacidad de argumentación,  pobre comprensión lectura, pérdida de  habilidades comunicativas, bajo interés en lo cercano y local, reducción de actividades físicas…

El único medio de comunicación que ha sobrevivido y se ha adaptado a las nuevas tecnologías ha sido la lectura, todo y que peligra bastante su futuro. No podemos olvidar que la lectura es reconocida a nivel mundial como un elemento fundamental y estratégico en el desarrollo de las naciones y en el bienestar de los ciudadanos. Las tecnologías nos facilitan la vida en muchos sentidos, pero hay que saber hacer un buen uso de ellas y enseñar a los más jóvenes cómo conseguirlo. 

Fuentes: 

La sociedad de la comunicación en España 2015

 

Sin Comentarios

Escribe un comentario

Tu correo electrónico no se publicará