Inicio Protagonistas El sistema educativo está roto

El sistema educativo está roto

Roger Schank

Roger Schank, Nueva York 1946, psicólogo cognitivo, científico del aprendizaje e investigador de inteligencia artificial, fue gracias a sus estudios sobre las cualidades de la inteligencia artificial que consiguió desarrollar la teoría de La Dependencia Conceptual y detectó que aquello que pretendemos que hagan las máquinas es lo que se prohíbe en la educación a los alumnos. De esta forma cambió los puntos de vista sobre la memorización y el razonamiento impartido en la educación convencional.

En  SIMO EDUCACION 2017, salón dedicado a la Tecnología para la Enseñanza en Madrid, Roger Schank impartió  una conferencia que se inició con una pregunta:

¿El sistema educativo está roto?

Schank empezó su discurso recordando la enseñanza en tiempos de la Antigua Roma y las cinco asignaturas que se impartían en esos momentos. Al comparar, observamos que no han cambiado muchas cosas: en aquellos tiempos se daba formación para ser un orador delante de las masas y convencer aquellos que no tenían acceso a la educación. En la actualidad, el sistema educativo todavía está lejos de enseñar cosas de utilidad para la vida real.

Roger Schank ha señalado siete pilares que son los cimientos del sistema educativo y que deben ser cuestionados o eliminados para poder avanzar:

1-Obligar a permanecer atentos:

El profesor fuerza y obliga a los alumnos a permanecer atentos como condición básica para impartir la clase. 

Al comparar lo que se le pide a un alumno con las competencias de un ordenador, Schank dice que no hay nadie más atento que un ordenador, sin embargo un alumno puede pensar y elegir no permanecer atento.

2-Obligar a memorizar:

El único sentido para memorizar es pasar exámenes. Aquello que memorizamos y  que no usamos en la vida real, o no entendemos, se acaba olvidando.

La memorización en la enseñanza solo se justifica mediante los exámenes. Y los exámenes resultan clasificadores de alumnos: los que aprueban y los que no. Esa presión se refleja en la sociedad de tal manera que solo los que han aprobado los exámenes justifican y reafirman el sistema mientras que los que no los han aprobado lo odian y en consecuencia rechazan el aprender en general.

3-No hablar en clase:

La educación clásica y convencional ha abortado el principal don del ser humano: la capacidad de hablar.

4-Permanecer sentados: 

El aprendizaje requiere exploración y el sistema de enseñanza debe ayudar y motivar a los alumnos a explorar ofreciéndole espacios físicos y sociales donde puedan hacerlo, y no obligarles a permanecer sentados.

5-El éxito:

Todo aprendizaje clásico se dirige a la consecución de un reconocimiento y alcanzar éxito. El éxito es divertido, pero hay que educar también el fracaso y ofrecer oportunidades físicas, sociales y personales en las que poder fracasar. Hay que modificar los programas de estudios clásicos por el concepto conocido como “inmersión en piscina”,  consiste en trabajar definiendo objetivos que los alumnos deben alcanzar usando sus propios recursos y descubriendo por sí mismos como superar ese reto, indistintamente del tiempo y las habilidades que requiera, incluyendo también el fracaso.

6-No adoctrinar:

Puede parecer un concepto del siglo pasado pero la enseñanza actual continúan  adoctrinando. Todos los gobiernos controlan la educación porque quieren unificar y construir personas que no se cuestionen, que memoricen y aprueben exámenes.

7-El título:

Todo el sistema educativo gira entorno a la obtención de certificados y títulos, que es como el grado más alto después de un examen. ¿Para qué sirven los títulos? Actualmente no garantizan ni éxito en la vida personal ni trabajo, que era para lo que se les suponía. Así justifica Schank el fracaso de todo el sistema educativo que está empeñado en llenar la cabeza de los estudiantes de datos y no de enseñarles cómo usar lo aprendido.

Las propuestas de Roger Schank son eliminar las clases y usar espacios abiertos, sustituir al profesor por tutor o mentor, eliminar los exámentes por proyectos con objetivos reales; en definitiva acabar con el sistema de enseñanza convencional e inventar uno completamente distinto que resulte útil, estimulante y motivador. 

 

Sin Comentarios

Escribe un comentario

Tu correo electrónico no se publicará