Inicio Salud Estudios y maternidad

Estudios y maternidad

Las Universidades no contemplan la maternidad

En España existen un millón y medio de estudiantes universitarias que son madres, valientes mujeres que deciden estudiar sin renunciar a su derecho biológico más exclusivo, a pesar que las Universidades no contemplan la maternidad ni están preparadas para ayudar a madres estudiantes.

Existe la filosofía popular que dice que «la maternidad destroza la vida», «que te hace más tonta», «que una mujer pierde facultades después de ser madre»…Esta herencia social popular está totalmente alejada de la realidad biológica no obstante muchas Universidades y centros de formación no solo no contemplan la posibilidad de la maternidad sino que la penalizan.

La maternidad cambia el cerebro de las mujeres

las hace más inteligentes es un hecho biológico

y físicamente comprobado

El cerebro de la madre se encoge, literalmente, durante el embarazo, y se reestructura debido al aumento de las conexiones neuronales. Desde el 2009, se conoce el microquimerismo fetal, que es el proceso por el que algunas células del bebé pasan al cuerpo de la madre y algunas células de la madre pasan al feto. Las células de los fetos son células madres pluripotentes y regeneran  tejidos y órganos de la madre.

Los principales cambios que sufren las mujeres embarazadas son los siguientes:

  • Agudeza de los sentidos. Debido a la hormona prolactina el sentido del olfato se hace más fino. Igual ocurre con la audición, las madres reconocen el llanto de su bebé entre cientos de llantos diferentes. La capacidad visual aumenta aunque el sentido que más se desarrolla es el del tacto. Las partes del córtex cerebral dedicadas al tacto se hallan cambiadas en la maternidad, eso consigue que una madre cuando toca a su bebé recibe información sutil y poderosa sobre cómo es su bebé y qué siente.
  • Multitarea, mayor eficiencia. La maternidad implica multitud de tareas nuevas a la vez. Para asegurar la supervivencia del bebé la mamá tiene que priorizar y se aprende a sacar partido de cada segundo. Se adapta al nuevo ritmo biológico de su bebé.
  • Resistencia, reducción del estrés. Las hormonas de la oxitocina y la prolactina que se segregan sobre todo durante la lactancia, ayudan a reducir el estrés. Investigadores suecos, Kerstin Uvnas-Moberg, demostraron que la mujer está más protegida durante el parto y lactancia gracias a un sistema antiestrés biológico que reestructura las neuronas para producir las sustancias necesarias para el parto. Esos cambios no son temporales, pueden ser permanentes y preparan a la mujer para su próximo hijo.
  • Motivación, la fuerza del amor. La prolactina que funciona a nivel cerebral como neurotransmisor consigue que las madres lactantes generen esta hormona 8 veces más que otra mujer que no es madre. Esa hormona otorga la capacidad de lucha y superación.

Podríamos seguir indicando cambios profundos que potencian y mejoran las capacidades de la mujer cuando se convierte en madre pero como resumen es evidente, y está científicamente probado, que el cerebro de la mujer se halla en su momento de mayor crecimiento neuronal durante y a partir de la maternidad. Con lo que los dichos populares son totalmente falsos e infundados.

Nos hacemos eco de la petición en Change.org de Raquel Suarez Domínguez,  estudiante del Máster en Dificultades del Aprendizaje y Trastornos del Lenguaje de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) quien está pendiente de acabar su Practicum y solicita realizarlo en la modalidad virtual no obstante la UOC no reconoce esta posibilidad por maternidad solo la concede cuando hay incompatibilidad laboral o el estudiante residente fuera de Europa.

Firma la petición aquí

Sin Comentarios

Escribe un comentario

Tu correo electrónico no se publicará