Inicio Salud Listo para los exámenes finales

Listo para los exámenes finales

Consejos para preparse

Consejos para prepararse los exámenes finales

O-R-G-A-N-I-Z-A-C-I-Ó-N

Apuntes por aquí, apuntes por allá… ¡Así no hay quién se aclare! Mantén tu zona de estudio lo más ordenada posible y ponte al día con los trabajos que hay que entregar, las fechas de los exámenes que tienes que hacer y el temario que te entra en cada uno de ellos. Poner orden con tiempo te ayudará a reducir el estrés del momento cuando llegue la recta final.

¡Nervios fuera!

Lo primero que tienes que aprender es a controlar el pánico de ponerse frente a una hoja en blanco. Ya has pasado por esto más de una vez, y aunque algo de nervios siempre está bien para mantenerte atento, debes aprender a relajarte para que no te perjudique en exceso y lo acabes viendo reflejado en tu  nota.

Si eres de los que no puede dejarse de morder las uñas, se queda muchas noches sin dormir pensando en lo que saldrá en el examen o se preocupa en exceso cuando no lleva bien un tema, es que has pasado los límites y debes centrar tu atención en otra cosa, aunque dejes de estudiar por unas horas. A largo plazo, lo agradecerás y hasta puede ser positivo para coger el estudio con más ganas.

Alimentación y ejercicio

Aunque la cabeza es la que se lleva la mayor parte del trabajo y hay que darle un respiro de vez en cuando, el resto de tu cuerpo también agradecerá un buen cuidado en épocas de examen. Por ello, aliméntate bien y haz algo de ejercicio el tiempo que no estés estudiando para despejarte y mantener tu cuerpo en equilibrio con diferentes actividades. Te sentirás con más energía y tu concentración mejorará si combinas diferentes ejercicios y, además, te alimentas de forma correcta para darle un empujón más a tu cuerpo.

Mejor solo… O bien acompañado

Depende de la persona, hay quienes no pueden estudiar con alguien al lado, sea quien sea, incluso el empollón de la clase. Pero si encuentras a un compañero con el que aprendes, os preguntáis y os ayudáis en el temario y no os pasáis la mitad del tiempo hablando de otras cosas, quizás puedas memorizarlo todo mejor. Además, los nervios compartidos siempre son menos nervios.

Horas de estudio

¿Te preguntas antes de empezar cuánto tiempo le vas a dedicar a casa asignatura? Si la respuesta es no, es uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta. Podemos pasarnos horas estudiando una asignatura sin aprender nada, y podemos dedicarle muchas menos y sacarles mucho más provecho. Todo depende de cómo nos estructuremos los días.

Debes conocerte a ti mismo y saber qué eres capaz de hacer cada día y cuántas horas estás dispuesto a dedicarle a cada asignatura, dependiendo de cómo las lleves también. Organízate la semana, puedes llevar contigo una agenda o hacerte un calendario con los días, las horas y las asignaturas que vas a estudiar.

En este planning, es importante dejar un buen espacio para el descanso. Dormir ocho horas es lo más recomendable, sobre todo en época de exámenes en la que nuestro cerebro, nuestros ojos y todo nuestro cuerpo tienen que desconectar por un tiempo para volver con las pilas más cargadas que nunca.

Técnicas para estudiar

Tú mejor que nadie conocerás lo que te va mejor para aprender y retener toda la información. Los autoexámenes, los mapas mentales, los esquemas y un buen subrayador para destacar lo más importante son técnicas efectivas y pueden resultar menos aburridas que solo leer, leer e intentar memorizarlo todo.

Nadie dijo que estudiar fuera fácil ni divertido. Pero si ponemos en un lado de la balanza el verano que nos espera si lo aprobamos todo y, en el otro lado de la balanza, el caso contrario, ¿con qué te quedas? ¡Está claro! Ponte a tope y en un mes y medio lo tendrás todo hecho. ¡Nos vemos en la piscina!

¡Suerte en los exámenes!

 

Sin Comentarios

Escribe un comentario

Tu correo electrónico no se publicará