Inicio Protagonistas Padre Gonzalo Monzón

Padre Gonzalo Monzón

DATOS PERSONALES

Fecha de nacimiento: 17 octubre 1973

Carrera: Sacertdote de la congragación de Los Legionarios de Cristo, Licenciado en Filosofía y Licenciado en Teología.

Profesión: Director Colegio Highlands School of Barcelona

Horóscopo: Libra

Aficiones: deportes, viajar y la lectura

País de experiencia: Costa Marfil
 

    
 


Realizamos la entrevista en Highlands School Barcelona, en Esplugues de Llobregat. El colegio está provisto de una situación privilegiada a los pies de Collserola . Las oficinas de la administración del centro se sitúan en una masía perfectamente conservada que da un toque de proximidad y de protección en medio de unas instalaciones modernas y equipadas. El despacho del director es un fiel reflejo de su personalidad: moderno, ordenado y con mucha luz.  Nos sorprende su juventud y aspecto deportivo dentro de una traje eclesiástico con alza cuellos, y desborda conocimiento y equilibrio emocional. Ha viajado tanto y ha vivido en países en condiciones tan extremas que lo primero que hacemos es situarnos en su primera experiencia como misionero. Elegimos Costa de Marfil, en el continente Africano.
 


 

¿Por qué eligió ese país?

Vivía en Paris en ese momento y había misiones en Costa de Marfil. Me pareció que el idioma también facilitaría mi trabajo, ya que hablan francés. Así también tendría un vínculo mayor con las personas con las que me encontraría.

 

¿Qué es lo que más le impresionó cuando llegó?
Lo primero que aprecias es un calor exageradamente húmedo y que te exige una resistencia física notable. Lo segundo es la diferencia cultural. De pronto eres el extranjero, el hombre blanco, y en segundos entiendes cómo se siente un africano en cualquier país europeo. Y lo tercero que se siente es la sensación de supervivencia de sus habitantes para poder satisfacer las necesidades básicas. Hay que seguir unas normas sociales absolutamente diferentes de lo que estamos acostumbrados. Todo eso antes de dejar el aeropuerto.

 

¿En qué consistió su trabajo allí? ¿Cómo le recibieron?
Mi misión era la ayuda humanitaria y social a las comunidades más necesitadas, y a su vez colaborar en el desarrollo y conocimiento de la fe católica. Todavía hay recelo hacia el hombre blanco por todos los abusos que ha habido en la época del colonialismo.  No les gusta sentir que necesitan de nosotros y que vamos a ayudarles. Como viven en una sociedad con un gran sentido comunitario y poco individualista, creen que es una obligación mantener a todos los miembros de su familia cuando a alguno le va bien. Eso por una parte está bien, pero por otra crea una dependencia poco sana, socialmente hablando.

 

¿Qué echaba de menos de París o de Barcelona?
Las cosas básicas como la luz, el agua corriente y potable o el agua caliente para ducharte…. El agua corriente y/o el agua caliente son impensables, así como conseguir agua potable.  Todo ese entorno te limita, no puedes ser tú mismo porque no puedes relacionarte de la forma que estás acostumbrado. No es fácil conducir, consultar desde cualquier lugar las tecnologías, o tener el mismo tipo de comunicación por la gran diferencia cultural.  Todo eso desaparece y solo prevalece lo esencial. En su sociedad ven muy de cerca la enfermedad y la muerte. Se enfrentan a ellas de forma natural.

 

Dicen que África te cambia para siempre, ¿cómo ha influido en su vida esta experiencia?
Costa Marfil tiene un 25% de la población afectada por el SIDA. Los niños nacen con él y saben que no llegarán a viejos. Hablan de la muerte como su futuro más cercano y lo hacen con ilusión y fe. Eso te conmueve por dentro. Te emociona para el resto de tu vida.

En estas situaciones aprendes a priorizar. Se aprende a distinguir entre lo que es esencial de verdad y a valorar todo lo que nos rodea. Cuando regresas, estás algo confundido un tiempo, y por momentos te sientes contrariado porque te preguntas si se dará un seguimiento a la labor realizada. Incluso pueden asaltarte dudas como, si habrá valido la pena, ya que hay muchos factores en contra del progreso africano.
 


 

¿A qué se dedica ahora, tiene pensado volver?
Mi misión ahora es esta, está aquí en este colegio en el que acogemos a niños a partir de 1 año hasta Bachillerato. Desarrollamos un proyecto educativo en el que nuestros alumnos crezcan en valores que perduran. Formamos a nuestros alumnos en la excelencia integral: humana, académica y espiritual. Somos el único colegio Internacional Católico que existe en Cataluña y eso marca un valor diferencial que incluso padres no practicantes o creyentes apuestan cada vez más por ello. De hecho el próximo 20 de febrero abrimos las puertas de nuestro colegio para el Open Day en la que todas las familias están invitadas.

 


 

Gracias por atender a nuestra redacción y haber compartido su tiempo y vivencias con nuestro equipo. Nosotros también hemos aprendido que hay mucho por hacer y que tenemos la responsabilidad como padres y educadores de enseñar a los niños a valorar todo lo que tienen por haber nacido aquí, en Europa, con una situación privilegiada en muchos sentidos.
 


Highlands School Barcelona
c/ Manuel Florentín Pérez, 26 – 08950 Esplugues de Llobregat (Barcelona).
Telf: 93.418.09.00
www.highlandsbarcelona.es/es/
Mail: secretaria@colegiohighlands.net

Sin Comentarios

Escribe un comentario

Tu correo electrónico no se publicará