Inicio Tecnologías Realidad Virtual llega para quedarse.

Realidad Virtual llega para quedarse.

Los aprendizajes no se adquieren exponiéndose a contenido, sino que se construyen.

La Realidad Virtual (en adelante VR por sus siglas en Inglés) no es algo nuevo, lo que despierta ahora nuestro interés es el hecho de que esté llegando a escuelas y universidades “derribando” las paredes de sus aulas para acercar a los aprendices a una realidad hasta ahora sólo presente en material impreso, indexado en un navegador web o capturado en imagen bidimensional, ya sea foto o vídeo. Es decir, eliminando la barrera entre la realidad representada y el sujeto por medio de una experiencia de inmersión directa.

¿Qué aporta la VR al aprendizaje?

El lector seguramente se pregunta: ¿qué aporta esto realmente al aprendizaje? La VR inmersiva nos expone a sentir de forma tan real que nuestro cerebro es capaz de despertar intereses dormidos y un montón de preguntas, porque lo que se nos está proporcionando es una experiencia. Las preguntas que logramos inducir en los aprendices en una experiencia con VR pueden ser un fuerte motor de aprendizajes.

Las preguntas no se despiertan si los aprendizajes no están cercanos a la realidad; de hecho cuanto más cerca, mejor. Por eso la VR es un gran aliado, porque nos sumerge en la realidad para poner en contexto un determinado aprendizaje. El problema es que hasta ahora el coste de los dispositivos y de la creación del contenido para VR estaba fuera de todo alcance, y en educación no hay excedente de recursos de ningún tipo.

Lo cierto es que por el momento la única solución con vocación universal que está llegando a las aulas del mundo viene de la mano de Google Expeditions y las Google Cardboard. Una solución diseñada específicamente para ayudar a profesores a guiar a sus alumnos en más de 200 expediciones alrededor del mundo. Y el foco no es sólo tecnológico, sino sobre todo didáctico.

La VR muy probablemente no va a revolucionar la educación porque consiga ser una tecnología transmisiva más eficaz. Los aprendizajes no se adquieren exponiéndose a contenido, sino que se construyen, aplicando, creando o colaborando. Lo interesante de la VR es que proporciona experiencias en primera persona que con una metodología no tradicional (inductiva o híbrida) mejorará la eficacia educativa.

Miguel Ujeda Gálvez

Director Pedagógico de IEDUCANDO

Si te ha gustado este artículo, te puede interesar: 

Una nueva generación llega a las aulas

Consecuencias del exceso de conexíón a dispositivos

 

Sin Comentarios

Escribe un comentario

Tu correo electrónico no se publicará